Operaciones Vinculadas
Inicio | Cuenta | Regístrese | Buscar |
¿Qué ha cambiado con la Nueva Regulación Legal sobre Operaciones Vinculadas?

Lo mejor es verlo con un ejemplo: la sociedad “X” le paga un sueldo al gerente “Y”, que también es propietario de dicha sociedad (socio) en un 30%.

Antes

La ley tomaba como válido el importe del sueldo que, efectivamente, le pagaba la sociedad “X” a su gerente. Y si Hacienda no estaba conforme con dicho importe, por considerarlo alto o bajo respecto al verdadero valor de los servicios prestados por el gerente a la sociedad, tenía que ser Ella (sólo Hacienda) la que lo demostrara mediante informes de peritos o análisis comparativos, que tenían que elaborar y documentar los inspectores, respecto a los sueldos de otros gerentes de sociedades similares.

Ahora

Es la sociedad “X”, y no Hacienda, la que tiene que demostrar, cumplimentando una determinada documentación, que el importe del sueldo que le paga al gerente y socio “Y”, es el normal que le pagaría a una persona independiente (no vinculada) que desempeñara en la sociedad las mismas funciones de gerencia. Por tanto, esos estudios y análisis comparativos que Hacienda tenía que hacer antes, ahora tiene la obligación de elaborarlos y documentarlos la sociedad “X” (o sea, el contribuyente).

Antes

Si Hacienda conseguía demostrar que el sueldo del gerente era, por ejemplo, demasiado alto, procedía a levantar un acta para que la sociedad “X” no se pudiera deducir como gasto la diferencia entre el sueldo normal de un gerente y el efectivamente cobrado por el gerente “Y”. Pero al mismo tiempo, también tenía que rebajar el importe declarado en su Renta por el gerente “Y”, como sueldo de la sociedad, y exactamente en la misma cantidad en la que se reducía el gasto en la sociedad. Por tanto, los efectos fiscales reales de estas actas eran bastante neutros (o sea, lo que Hacienda le subía a uno a pagar de impuestos, se lo tenía que bajar al otro, por lo que mal negocio hacía invirtiendo su tiempo y recursos inspeccionando estas operaciones).

Ahora

Hacienda puede subirle a una de las personas vinculadas lo que tiene que pagar de impuesto, y no bajarle paralelamente a la otra persona vinculada lo que pagó en su día de impuesto. De forma, que ya no será neutro el resultado fiscal de las inspecciones que realice Hacienda para comprobar estas operaciones, por lo que ante la perspectiva de recaudar más, casi seguro que dedicará más tiempo y recursos a comprobar estas operaciones; y casi seguro que las tendrá en cuenta, a la hora de elaborar los Planes de Inspección Anuales (o sea, la selección de contribuyentes a inspeccionar).

Antes

Se establecía expresamente por la ley, que no se podría imponer multas por el hecho de que la sociedad le hubiera pagado al gerente un sueldo demasiado alto para los servicios que le prestaba.

Ahora

Si la sociedad “X” no prueba, cumplimentando la documentación que establece la nueva normativa, que el sueldo pagado al gerente “Y” es el normal de mercado, Hacienda le podrá imponer multas especialmente creadas para operaciones vinculadas, que podrían llegar a ser de cientos de miles de Euros.

Antes

Las sociedad “X” no tenía que declarar en su Impuesto sobre Sociedades si había realizado o no operaciones vinculadas, y por tanto, el “ordenador de Hacienda” no “sabía” que le estaba pagando un sueldo a una persona física vinculada (gerente y socio).

Ahora

La sociedad “X” tiene que declarar en su Impuesto sobre Sociedades que le está pagando el sueldo al gerente “Y”, y por tanto, que está realizando operaciones vinculadas. Y esta circunstancia puede resultar decisiva a la hora de resultar seleccionado para una inspección.

Antes

Como era Hacienda la que, en su caso, tenía que demostrar que el importe del sueldo no se correspondía con el normal de mercado, a la sociedad “X” no se le obligaba a elaborar ninguna documentación que probara que el sueldo pagado a su gerente y socio “Y” era el normal de mercado en función de los servicios que recibía de él.

Ahora

La sociedad “X” está obligada a elaborar una documentación, conteniendo como mínimo los puntos establecidos por la nueva normativa, por la que la sociedad “X” pruebe que el importe del sueldo que le está pagando al gerente “Y” es el normal de mercado. Y si no elabora esta documentación o lo hace incorrectamente, la multa “que le caerá” a la sociedad “X” puede llegar a ser muy elevada, en función de dos factores: la inexistencia o incorrección de la documentación y el importe de la desviación que exista entre el valor declarado y el normal de mercado. Como es lógico, el importe de la multa variará en función de los factores concretos (documentación y desviación) que concurran en cada caso.

NOTA IMPORTANTE

El día 13-4-2010 se publicó en el BOE el RD Legislativo 6/2010 de 9 de abril, por el que se modifica el art. 16 del IS, en el siguiente sentido:

  • Exonerar de las obligaciones de documentación, respecto a las operaciones vinculadas, a las empresas de reducida dimensión (según art. 108 LIS) cuando estas operaciones en su conjunto no superen la cuantía de 100.000 euros por ejercicio. Esta exoneración no será operativa para las operaciones con paraísos fiscales.

  • Limitar la sanción establecida por ausencia o incorrección de documentación, cuando no proceda realizar corrección valorativa, a la menor de las dos cuantías siguientes:

    • El 10% del valor de mercado de la operación.

    • El 1% del importe neto de la cifra de negocios.

Los comentarios están cerrados para este post.